jueves, 6 de agosto de 2009

Broche "Esplendor en la hierba"


Parece mentira lo poco que me cunde el tiempo últimamente. Todos los días digo, hoy actualizo, hoy actualizo, porque cosas nuevas hago todos los días, pero nada. El verano es tiempo de pintar las casas, es lo que hay. Y además se te junta con las visitas, con los hijos que vienen más a casa y siempre te gusta estar con ellos... Total, que cuando me he metido ahora en el blog me he dado cuenta de que llevo sin poner nada nuevo... demasiado! Normal que me eche la bronca mi hija todos los días.

Muchas gracias a todas las que habéis venido y a mis seguidoras. Ya os voy visitando cuando puedo. Ahora en verano veo que tengo menos tiempo del que pensaba, yo que me quejaba de que tenía pocas cosas que hacer... Pero encuentro ratitos, eso sí. Así que a ver si ahora ya voy poniendo cositas todas las semanas y os van gustando, ya me diréis!

Bueno, hoy os dejo con un nuevo broche en forma de sombrero, de la colección No sólo en la cabeza. Se trata de un sombrero para salir a pasear por el campo, de ahí que se llame Esplendor en la hierba. Está realizado en hilo de perlé y punto enano, con una trenza de hilos anchor de los que se utilizan en punto de cruz. Además de servir como broche, se puede utilizar como complemento para muñecas.

Que tengáis un feliz fin de semana.

Mari

lunes, 20 de julio de 2009

Broche Frambuesa


¡Buenos días!

Antes que nada me gustaría daros las gracias a todas las que habéis dejado ya comentarios, ¡ha sido toda una sorpresa encontrarlos esta mañana! En cuanto me haga con esto de la red empezaré a visitaros a todas vosotras, que por las cosas que tiene Berta sé que sois unas artistas de los pies a la cabeza. ¡Ah! Y también muchas gracias a mis cuatro seguidoras, qué ilusión, madre mía.

Aquí os presento el primer broche de la colección "No sólo en la cabeza". Se trata de broches inspirados en uno de los complementos más bonitos: Los sombreros. Además de utilizarse como broche, también sirven como sombreros normales y corrientes para muñecas tipo Barbie, Nancy o Mariquita Pérez como las de Pilta (ví las fotos y me encantó cómo les quedan).

El sombrero Frambuesa está realizado en perlé rosa y rematado con una cinta de raso fucsia para que destaque. La forma, romántica, recuerda a las de los sombreros que lucían las damas a finales del siglo XIX.

Precio: 7 euros (más gastos de envío)
Pedidos a: estrellasenlasmanos@hotmail.com

Besos y que tengáis un buen comienzo de semana

domingo, 19 de julio de 2009

Capítulo I: De por qué empecé a tejer y por qué estoy aquí


Cuando era pequeña, me gustaba dormir en casa de mi abuela. Vivía al otro lado del pueblo y cada noche, después de cenar, yo cogía mi petate y marchaba a su casa, a dormir. Mi abuela, que se llamaba Felisa, tenía por encima de todas las cosas dos aficiones: Peinarse un moño con una trenza larga larga que recogía en un rodete sobre su cabeza todas las mañanas, y hacer punto. Recuerdo que la visitase a la hora que la visitase, mi abuela felisa siempre estaba tricotando. Unos calcetines, un tapete, una pelerina... Siempre. Con ella aprendí a calcetar, con una aguja de ganchillo algo torcida en la que se me enganchaba el hilo cuando hacía cadeneta.

No tardé en dejar de atascarme y cogerle el tranquillo y el gusto a aquello de hacer punto. En todos estos años, de mis manos han salido jerseys, chaquetas, gorros, bufandas, tapetes, puntillas para toallas, cubretapas para tarros de cocina y en los últimos meses, broches. Eso, y muchos trajes para las barbies de mi hija (conocida en esto de la red por muchos de vosotros, seguro que habéis visitado Tusitala en más de una ocasión). Todavía los conserva como oro en paño guardados en una enorme caja de cartón.

Si empecé en esto de tejer gracias a mi abuela, en la aventura de internet me he metido (a ver qué tal sale!!) de la mano de mi hija. Un día viene a casa y me dice: Mamá, hazme un par de sombreros de broche, que quiero regalarlos en un intercambio del blog. Así nacieron los primeros broches de sombrero (que viajaron a Cataluña nada menos) y así, como el que no quiere la cosa, nació Mari tenía un sombrerito.

Así que aquí, a partir de ahora, os iré mostrando lo que hago y os contaré un poco cómo es mi vida en un pueblecillo pequeño y rodeada de mis trastos de tricotar. ¡¡Ah, se me olvidaba!! Si algo os gusta, podéis hacerme el encargo.

Hasta pronto

Maribel